Cada día se rompen 45 matrimonios

August 23, 2018

Cuando toca pagar y asumir deudas parece que la unión hace la fuerza. La crisis económica trajo consigo una histórica reducción de los divorcios. Muchos cónyuges con problemas trataban de entenderse porque no podían costearse la separación. Ahora, por primera vez desde 2007, han aumentado las desuniones en la Comunitat. Cada día se rompen 45 matrimonios valencianos, sólo por detrás de catalanes, andaluces y madrileños.

 

«En los últimos cinco o seis meses hemos notado un aumento de clientes, con respecto a la caída experimentada hasta el momento, que quieren divorciarse», confirmó el letrado valenciano José Gabriel Ortolá, miembro de la Asociación Española de Abogados de Familia.

Entre enero y marzo de 2010 los juzgados valencianos han tramitado 4.093 rupturas, casi medio millar más que en el mismo periodo de 2009, según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Es el primer repunte después de más de dos años de caída de estos procedimientos.

 

«Muchas parejas han intentado aguantar porque separarse conlleva muchos gastos, todo se divide en dos. Podría decirse que es casi para ricos», apuntó otro abogado valenciano.

Paquita se vio obligada a retrasar su divorcio por falta de dinero. Su marido, con el que llevaba casada 30 años, la dejó por una mujer mucho más joven. «Se fue a vivir con ella a una casa en Náquera que pagábamos los dos. Inmediatamente, dejé de abonar mi parte de la hipoteca», reconoció esta valenciana. Cinco meses después pudo afrontar los costes e inició los trámites.

Las estadísticas del CGPJ revelan que cada semana se les acaba el amor a más de 340 parejas en la Comunitat. Un año antes, esta cifra apenas alcanzaba las 300. La tendencia observada en la Comunitat se da también en el resto de España. La cuestión que asalta a cualquiera que lea estas cifras es inevitable: ¿a qué se debe este incremento?

 

Desde el organismo estatal vincularon el aumento a una ligera mejoría económica ya que, por primera vez «en muchos trimestres, se ha producido un repunte tanto en el número de divorcios como en el de separaciones». Aunque las mismas fuentes matizaron que habrá que esperar a la evolución del resto del año para ver si realmente ha cambiado la tendencia que desde el tercer trimestre de 2006 era «descendente».

 

 

 

Sin embargo, Ortolá aseguró que es «aventurado» concluir que el aumento de divorcios constata una salida de la crisis. «El resto de datos económicos no van en esa línea», advirtió.

Para el jurista, perteneciente a la sección de abogados de Familia del Colegio de Abogados de Valencia (ICAV), hacen falta más evidencias que respalden esa conclusión.

 

Ortolá admitió que, en una época económica complicada, una pareja rota puede hacer un esfuerzo por convivir durante un tiempo pero opinó que resulta «imposible» mantener esa situación de forma indefinida. «La crisis puede haber empujado a posponer la decisión de divorciarse pero, al final, terminan separándose», declaró.

 

En concreto, durante los tres primeros meses del año los tribunales valencianos gestionaron 197 separaciones y 2.335 divorcios de mutuo acuerdo, un 26,3% y un 9,4% más respectivamente que en el mismo periodo de 2009. Además, se registraron otros 1.555 asuntos de ruptura no consensuados, un 14% más que el año pasado.

 

Frente al crecimiento de los divorcios, sobre todo los amistosos, llama la atención el descenso de las nulidades. Según el CGPJ, en el primer trimestre de 2010 los jueces valencianos recibieron seis casos de anulación del matrimonio. En el mismo periodo de 2009 hubo 13 solicitudes.

 

Desde los últimos meses de 2008 estas peticiones habían experimentado un incremento, que se frenó a partir de octubre del año pasado. De hecho, la comparativa de 2009 con respecto a 2008 arroja un descenso del 14%.

 

Desde mil euros

Deshacer un matrimonio supone un desembolso de mil euros. Así lo marcan los honorarios propuestos por el Consejo General de la Abogacía Española para los asuntos consensuados. Si hay acuerdo entre las partes el precio ronda los 1.000 euros del letrado más otros 200 del procurador. «Si no hay consenso cuesta, como mínimo, 1.500 euros. En el procedimiento contencioso ya han que considerar aspectos como la pensión alimenticia. Puede valer 1.800 euros», explicó Ortolá.

 

«Muchas parejas han optado por seguir viviendo bajo el mismo techo aunque haciendo vidas separadas hasta que han reunido el dinero suficiente para divorciarse», aseguró otro letrado especializado en derecho matrimonial, que apuntó que otros se decantan por acudir a abogados que ofrecen sus servicios más baratos por internet.

 

El proceso de separación puede durar entre 15 días y medio año. «Los asuntos de mutuo acuerdo en Valencia se resuelven en dos semanas, contando desde que se presenta la demanda hasta que se obtiene la sentencia. Los contenciosos pueden durar entre cuatro y seis meses», apuntó el miembro de la Asociación Española de Abogados de Familia.

 

Los plazos también varían en función del lugar en el que se tramitan. «Los juzgados de Familia de la Ciudad de la Justicia de Valencia son la envidia del resto de partidos judiciales. Son los más rápidos», apuntó Ortolá.

 

Y es que las solicitudes que entran al resto de juzgados, como los de Llíria y Mislata, llegan a tardar el doble en tramitarse. «Un divorcio de mutuo acuerdo se resuelve en cuatro meses en lugar de en 15 días y uno en el que no haya consenso se puede alargar aún más», manifestó el letrado de la sección de Familia del ICAV.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Las custodias compartidas de hijos menores suben al 28,3%

March 5, 2018

1/1
Please reload

Entradas recientes

March 26, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square