top of page
Buscar
  • José Gabriel Ortolá Dinnbier

¿Cómo puedo obtener la custodia de mis hijos?

Cuando se produce la ruptura de la convivencia matrimonial, por separación o divorcio, o de la convivencia de pareja, una de las principales preocupaciones de los padres es el de la custodia de sus hijos. ¿Cómo van a vivir los hijos despues de la ruptura de nuestra convivencia?

Obtener la custodia implica tener la responsabilidad legal de cuidado, protección y toma de decisiones urgentes sobre el bienestar de los niños.

En este post, te proporcionaremos los pasos esenciales para obtener la custodia de tus hijos, junto con ejemplos prácticos y consejos útiles.



Comunicación y acuerdo amistoso:

El primer paso para obtener la custodia de tus hijos es buscar una comunicación abierta y amistosa con tu ex pareja. Intenta llegar a un acuerdo mutuo sobre la custodia que sea en el mejor interés de los niños. Esto puede incluir pactos sobre distribución de los tiempos de convivencia, fijación de visitas durante los tiempos de convivencia con el otro, los horarios en que realizar las entregas y recogidas, pactos sobre su educación, la atención médica y otros aspectos importantes de la vida de tus hijos. Si puedes llegar a un acuerdo, pueden evitar un largo proceso legal y reducir el estrés para todos los involucrados, sobretodo para los propios niños.


Ejemplo: puedes pactar un modo de crianza compartida en el que los niños pasen tiempo con ambos padres de manera equitativa, por semanas o quincenas alternas, o bien estableciendo una custodia compartida asimétrica en que se distribuyan los tiempos de un modo adecuado con las posibilidades laborales de los progenitores.



Mediación:

Si no es posible llegar a un acuerdo directo con tu ex pareja, considera recurrir a la mediación. La mediación es un proceso en el que un tercero neutral ayuda a las partes a encontrar soluciones y llegar a un acuerdo sobre la custodia de los hijos. Un mediador capacitado facilitará la comunicación y el diálogo constructivo entre ambas partes, buscando el interés superior de los niños.


Ejemplo: Durante la mediación, el mediador puede ayudar a los padres a explorar diferentes opciones y encontrar soluciones creativas. Por ejemplo, podrían establecer un plan de convivencia progresivo o escalonado que se ajuste a las necesidades cambiantes de los niños a medida que crecen.



Presentación de una Demanda:

Si no es posible llegar a un acuerdo a través de la comunicación o la mediación, puedes considerar la necesidad de presentar una demanda contenciosa ante un tribunal. En este caso, es recomendable contratar los servicios de un abogado especializado en derecho de familia para que te asesore y te represente en el proceso legal.


Ejemplo: Al presentar una demanda, en que se pretenda la atribución de la custodia, deberá proporcionarse al tribunal información detallada sobre su relación con los hijos, su capacidad para cuidarlos, sus ingresos, la estabilidad de su hogar y cualquier otro factor relevante que demuestre que la custodia que pretende es lo mejor para los niños.



Evaluación y Audiencia Judicial:

En algunos casos, el tribunal puede solicitar una evaluación psicológica o social para determinar qué tipo de custodia sería más adecuada para los niños. Un profesional designado por el tribunal evaluará diversos aspectos, como la relación de cada padre con los hijos, el entorno familiar, la disponibilidad, entre otros factores relevantes. Posteriormente, se llevará a cabo una audiencia o juicio en la que ambos padres tendrán la oportunidad de presentar sus argumentos y pruebas ante el juez.


Ejemplo: Durante la audiencia, puedes presentar testigos, registros escolares, informes médicos u otras pruebas que respalden tu caso de custodia. Es importante mantener la calma y ser respetuoso durante todo el proceso judicial.



Conclusión:

La medida de guarda o custodia de los hijos es generalmente la más importante de las que deben ser tratadas y resueltas tras la separación, divorcio o ruptura de pareja de hecho de los adultos. Y, en muchas ocasiones, puede ser un proceso complejo.

Por ello, resulta necesario contar con un asesoramiento especializado que le permita aumentar sus posibilidades de lograr el resultado deseado. Recuerde que siempre es importante priorizar el bienestar y los intereses de los niños en todo momento.

Si tiene cualquier duda o necesitas ayuda profesional no dude en contactar con nosotros.


José Gabriel Ortolá Dinnbier.

Abogado especializado en Derecho de Familia.

Ortolá Dinnbier Abogados de Familia.

21 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page